Pesadilla en el comercio

No veo demasiado la televisión. No es por hacerme el moderno ni el interesante, es que no me gusta mucho lo que se programa en la mayoría de los canales y prefiero dedicarme a otras cosas que considero que me aportan más. Sin embargo, he visto un par de veces un programa que me gusta.

Se llama “Pesadilla en la cocina” y lo protagoniza Gordon Ramsay, un cocinero de fama mundial, con 12 estrellas Michelín en su haber. En este reality gastronómico-empresarial, Gordon se presenta en un restaurante, normalmente a punto de cerrar, y promueve los cambios necesarios para reconducir el funcionamiento del negocio.

Lo primero que hace es “ser un cliente”. Es decir, se sienta a la mesa, valora la decoración y la carta y pide unos cuantos platos para probar la cocina del local. Después entra en la cocina y comprueba su limpieza,  y el estado y calidad de los alimentos con los que trabajan en  el restaurante. Tras haber hecho esto, suele tener un primer diagnóstico, que comunica a los gestores del restaurante.

En la mayoría de los casos se redefine la carta, se redecora el local y se trabaja en mejorar la gestión de la cocina.

Los métodos de Gordon Ramsay no son muy delicados: con frecuencia grita y no siempre se dirige con corrección a quienes quiere ayudar. Muchas veces no estoy de acuerdo con sus formas pero quiero pensar que esto es algo premeditado y exagerado por tratarse de un programa de televisión.

El método de diagnóstico podría ser válido para cualquier negocio, destacando como más importante el “ser cliente”, percibir la calidad de los productos y del servicio. Generalmente, se trata de hacer ajustes que lleven al restaurante a proponer una oferta coherente, de calidad y que respete y cuide al cliente.

Pero no es del “método de diagnóstico” de lo que quería hablar.

Lo que más me llama la atención en alguno de los programas que he visto es la soberbia de aquellos a los que Gordon quiere ayudar, generalmente tanto los chefs como alguno de los gestores de estos restaurantes.

Visto con la perspectiva que nos ofrece la televisión,
resulta patético ver cómo un chef mediocre, con la cocina sucia,
y que prepara platos con alimentos en mal estado,
le diga en la cara a un profesional de primer nivel
que no tiene nada que aprender de él.

Tampoco es alentador ver al gestor de un restaurante familiar, que está a punto de ser embargado, obstinarse en justificar cada una de las calamitosas decisiones que están llevando a su negocio, y a su familia, a la ruina.

En los años que llevo trabajando como comercial y en los que llevo siendo cliente de todo tipo de comercios, he conocido encargados de compras y vendedores intentando imponer sus gustos o criterios, dando un servicio de escasa calidad o presentando importantes carencias de conocimiento de los productos que venden. Estos vendedores, pagados de sí mismos,  arriesgan la rentabilidad y viabilidad de un negocio que no es suyo, con tal de seguir autoafirmandose.

También he conocido gestores agarrados a una única y trasnochada manera de hacer las cosas, cómoda pero inútil, culpando a todo el mundo de sus desgracias, principalmente a sus clientes. Sin un atisbo de autocrítica ni cuestionamiento de las líneas generales de su negocio, dilapidan lo ganado en los buenos años a gran velocidad, esperando inútilmente que la vieja receta vuelva a funcionar.

Lástima que en el mundo del comercio no haya ningún Gordon Ramsay que, aunque fuese a fuerza de gritos, hiciese entrar en razón a unos y otros.

Si no has visto el programa de Gordon Ramsay, cosa que recomiendo que hagas, puedes ver aquí una muestra.

Author: Celestino Martínez

Mi nombre es Celestino Martínez. Soy consultor, conferenciante y director de retail marketing en Flow.es. Durante los últimos años he acumulado experiencia en múltiples áreas del mundo del retail, tanto en la gestión del negocio como la parte comercial. Así he pasado de gestionar un negocio de retail a la gestión comercial en multinacionales de relojería como Casio y Lotus Festina hasta, finalmente, llegar a la consultoría. Desde 2010 escribo el blog personal "Comunico, luego vendo", por el que obtuve en 2012 el Premio Oro al Mejor Blog de Marketing concedido por el Observatorio de la Blogosfera del Marketing. También escribo en publicaciones profesionales de marketing y retail de España y Latinoamérica y soy autor de varios libros como "Claves de Retail 2012-2015", "Claves de Retail: Visión 2016 - 2018", "El futuro del Retail", "Insight into the multichannel salesperson", "Distribución comercial en la era omnicanal" y "100 comercios vascos con los que aprender".

Share This Post On

2 Comments

  1. Veo el programa todas las semanas, làstima que lo den tan tarde… Me encanta. Llevo viendolo varios meses.

    Creo que cuando les grita, lo hace con motivo porque son unos desastres obcecados…y ya sabes que hay veces que un par de voces no estan de màs.

    A veces todos somos los chefs desastrosos, sin duda. Y otras somos Gordon (con o sin razón y ahí està el peligro).

    Sigue así Celes, un beso!

    Post a Reply
    • Hola Bego.

      Me gusta esa idea de que tan pronto estamos en papel de chef soberbio, como en el de Gordon gritando. Supongo que es mal fácil detectar la obstinación en los demás. No obstante, sigo sin aprobar los métodos de Gordon, por muy televisivos que estos sean, porque recurrir al grito y al insulto potencia, normalmente, la obstinación en el que recibe semejante trato. Además, casi siempre cuando pierdes las formas, pierdes la razón.

      Pero lo cierto es que, en este mundo de lo polícamente correcto y del miedo a mojarse, casi nadie se atreve a decir nada que pueda contradecir a alguien, sobre todo si de ello pudiese depender alguna contrapartida económica. El resultado es que, en ocasiones, nos encontramos a supuestos expertos o profesionales, repitiendo las mismas sandeces que llevan aplaudiendole durante años porque nadie ha tenido el valor o la verguenza torera de advertirle del error. Si a ello, sumamos el corporativismo y el sectarismo de algunos sectores, el resultado puede ser escalofriante.

      Por eso no estaría mal tener a un chef Ramsay, de vez en cuando, diciendonos en qué nos equivocamos. Pero como esto no será tan fácil, será conveniente no bajar la guardia y autocuestionarnos contínuamente para no caer en la soberbia.

      Gracias por tu aportación.

      Un saludo,
      Celestino Martínez.

      Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. El orden de los productos sí altera la venta | Comunico, luego vendo. - [...] aspecto aplicable y termino escribiendo de ello. Esto me ha sucedido antes con dos programas: “Pesadilla en la cocina”,…

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *