Hace unos días que comencé a leer el libro “Expertología, La ciencia de convertirse en un profesional de referencia” de Andrés Pérez Ortega . En las primeras páginas del libro encontré una cita que describe a la perfección una situación que vivo a diario en el comercio:

“La mayoría de las personas gastan
más tiempo y energías
en hablar de los problemas que en afrontarlos”
Henry Ford

Y en la minoría de personas que entregan tiempo y energías en afrontar los problemas es donde encontramos a gente como Bere Casillas.

No recuerdo muy bien cuando oí por primera vez hablar de Bere Casillas, pero le conocí, como mucha gente, por su vídeo en Youtube, que han visto ya más de un millón de personas, donde explicaba cómo hacer correctamente el nudo Windsor. Esa misma noche me suscribí a su blog y le añadí a mi Facebook.

Ayer pude conocerle en una muy divertida ponencia, dentro del programa Innova Emprende, que ofreció en Bilbao, organizada por Nabunbu Digital Bussiness y Lan Ekintza (que es una sociedad del Ayuntamiento de Bilbao que se encarga del apoyo al empleo y la promoción empresarial en Bilbao).

Actualmente, Bere Casillas es un referente en el mundo de las redes sociales aplicadas al comercio, su negocio creció el año pasado más de un 30% y su nombre es ya una marca de gran valor. Pero esto era bien diferente hace unos pocos años.

Entonces, Bere trabajaba en la empresa familiar, fabricando trajes para otras firmas que se limitaban a coser su etiqueta y “a llevarse lo gordo”. Pero comenzaron las deslocalizaciones y estas empresas desviaron su producción a otros países, así que Bere decidió montar su propio negocio de sastrería en Ogijares (Granada).

El negocio comenzó a ir muy bien y a crecer a buen ritmo. Eran los años previos a esta crisis y el dinero fluía en una tierra con grandes posibilidades urbanísticas y turísticas. Pero llegó la crisis, el banco se negó a conceder un crédito, y los rollos de tela, comprados un año antes, se apilaban en el almacén esperando vestir a los habitantes de un mundo que acababa de desaparecer.

Bere, desesperado, entra en Tuenti después de ver la foto de un amigo de su hija presumiendo de traje de Bere Casillas. Luego vendrían Youtube, Facebook, Twitter, el programa de Buenafuente y miles de referencias en Google. En unos dos años ha pasado de ser, según él mismo dice, un “analfabeto digital” a ser una referencia en las redes sociales.

Posiblemente no todos los comerciantes puedan solucionar sus problemas de la misma forma que Bere Casillas. De hecho, a no ser que haya un plan serio detrás y un compromiso para trabajar mucho, nadie debería adentrarse en “tierras extrañas”. Sin embargo, lo que quiero transmitir es que poniendo tu tiempo y tus energías a trabajar buscando soluciones, tienes una oportunidad.

El mundo que has conocido hasta hace unos años no existe ya. Este otro mundo en el que estamos viviendo un poco a ciegas no sabremos si será mejor o peor, pero seguro que será diferente. Cada día que dejes pasar sin hacer nada, tu negocio estará un poco más muerto.

¿Que es difícil? Claro que sí, esto del comercio nunca ha sido fácil, pero ¿tienes otra cosa mejor que hacer, o un plan B?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies