Hace muchos años adopté una frase que procuro poner en práctica: “Vale más un gramo de hacer que un kilo de decir.

Como las buenas frases, dice muchas cosas en muy pocas palabras, y muestra lo inútil de malgastar energía en todo lo que no sean acciones que puedan suponer un cambio. Y yo me considero una buena prueba de lo acertado de esta frase porque, durante demasiados años, he malgastado mucho tiempo produciendo kilos y kilos de decir. Quizás por ello la saco a pasear siempre que tengo ocasión.

Igual que cualquier otra simplificación, tampoco se puede tomar al pie de la letra. Como dice un proverbio japonés que conocí gracias a mi amigo Marcos García, también muy fan de la frase: “La visión sin acción es un sueño. La acción sin visión es una pesadilla”

Así que hoy voy a compartir una serie de claves para facilitar la puesta en marcha de acciones de actualización adaptadas a distintos perfiles de gestor de comercio y también de técnicos de instituciones.

Porque, como dice otro proverbio japonés: “Hasta el viaje más largo comienza con un solo paso”.

Escuchar la versión podcast

Si quieres escuchar el episodio que se corresponde con este post, puedes clicar en el reproductor a continuación y, si no, puedes seguir leyendo.

Vale más un gramo de hacer que un kilo de decir

Hace unas semanas que empiezo a percibir un contraste curioso.

Por un lado, las previsiones económicas anticipan meses muy complicados para el comercio. Podríamos cuestionar estas previsiones, pero hablando con comerciantes he podido comprobar que la situación actual ya está siendo difícil, especialmente en algunos sectores.

Algunas organizaciones relacionadas con el comercio advierten de que entre el 20% y el 25% del comercio de proximidad podría cerrar en los próximos meses. Como ya decía en el post en el que hablaba del riesgo de desaparición de las tiendas físicas, el comercio de proximidad o pequeño comercio es el más expuesto al riesgo de cierre.

Por eso, muchas de estas organizaciones están pidiendo ayuda a las instituciones para evitar el desastre. Sin embargo, más allá de inyecciones económicas y algún titular sobre la necesidad de digitalizar el comercio, no parece que haya un plan demasiado elaborado para ayudar al comercio de manera urgente. Bueno, sí hay algo. Desde algunas instituciones y asociaciones de comerciantes se está pidiendo a la ciudadanía que se implique y que consuma en el comercio de proximidad para impulsar la economía local.

Ante la gravedad de la situación y pidiendo el apoyo de las instituciones y la ciudadanía, uno podría pensar que los gestores de los comercios están poniendo todo de su parte para actualizar sus negocios, pero no es así, al menos de manera general. Como he podido comprobar en las últimas semanas, hay tres extremos de gestión muy diferentes.

Uno de estos de estos modelos es el de los gestores que, partiendo de las nuevas necesidades detectadas en su clientela, están introduciendo cambios en su negocio que afectan a los productos que venden y a la experiencia a través de la cual los venden, lo que incluye añadir nuevos canales de venta y comunicación y hasta nuevas formas de pago.

Otro modelo no va más allá de aplicar las medidas de seguridad e higiene obligatorias, pero nada más. Después del cambio más traumático en la historia del retail de las últimas décadas, con la amenaza de cierre para una de cada cuatro tiendas, estos gestores están esperando a que actúen las instituciones y los consumidores, pero ellos no están pensando en cambiar nada.

Por cierto, si vale más un gramo de hacer que un kilo de decir, este tipo de gestión pasiva produce exclusivamente kilos y kilos de decir.

Los riesgos de la gestión pasiva

El riesgo de la gestión pasiva es que, incluso en el caso improbable de que se cumpliesen los sueños de estos gestores y recibiesen la ayuda de las instituciones y el apoyo de los consumidores, sería inútil para su negocio.

Veamos el caso del apoyo de las instituciones. Está bien pedir ayuda, pero estas ayudas se suelen dar para poner en marcha acciones de actualización y mejora. Más allá de intenciones muy generales como “modernizarse” o “digitalizarse”, he comprobado que muchos gestores de comercio no sabrían qué hoja de ruta afrontar si les llegase una ayuda de manera inmediata.

Por lo tanto, si no llegan las ayudas de las instituciones, este tipo de gestor no suele tener un plan, no está pensando en las acciones que puede poner en marcha.

En cuanto al apoyo de la ciudadanía, también está bien pedirlo. Sin embargo, una mayoría de estos gestores no se han planteado si lo que están ofreciendo es lo que necesitan ahora sus clientes. Tampoco saben cómo lo esperan, cuáles son las expectativas que deben satisfacer en su experiencia de compra. Sus negocios ofrecen lo mismo de siempre y de la misma manera que siempre.

Es decir, muchos de estos gestores están pidiendo ayuda a todo el mundo, pero ellos mismos no están haciendo nada para ayudar a su negocio. Emplean muchas energías en decir y pocas en hacer.

gestión de comercio

El tercer perfil de gestión

Pero he dicho antes que había observado tres perfiles y solo he hablado de dos. El tercer perfil que he encontrado quizás es el más numeroso. Sería el que no está haciendo casi nada porque no sabe hacia dónde tirar, sería algo así como el gestor indeciso.

Estos gestores están soportando una gran tensión porque son conscientes de la urgencia de aplicar cambios en su negocio, pero no saben por dónde empezar. Las razones son de lo más variado. Algunos nunca han hecho cambios profundos en su negocio. Otros han descubierto que no sabían nada de sus clientes. Principalmente seleccionaban productos que creían que les podrían gustar, pero realmente no tienen muy claro el papel que tienen los productos que venden en la vida de sus clientes ni cuáles son sus motivaciones para comprarlos.

Muchos de estos gestores también desconocen cuál es su propuesta de valor, lo que les hace especiales. O no lo tienen identificado. Por ejemplo, he encontrado negocios con propuestas de valor muy interesantes que creían que lo que les hacía especiales era que tenían buen producto y buena atención al cliente. Como si se pudiese tener un negocio a día de hoy con mal producto y mala atención al cliente…

Pues bien, sea cual sea la razón que genere la indecisión del gestor del negocio de retail, la intención de este post ayudarle a tomar las primeras decisiones de cambio. Porque, por otro lado, también he descubierto que cuando un gestor hace un cambio y aprecia un resultado, está más predispuesto a seguir haciendo cambios y a actualizar su negocio.

Además, la sensación de estar actuando, de pensar y de mejorar, es claramente beneficiosa en la actitud de estos gestores. Esta actitud impacta, después, a múltiples aspectos del negocio, como la atención al cliente o la comunicación, y favorece la mejora de resultados de cualquier tipo.

Así que, si vale más un gramo de hacer que un kilo de decir, vamos a concentrarnos en los gramos de hacer y vamos a olvidarnos de los kilos de decir.

Por dónde deberías empezar

Lo primero será decidir por dónde empezar. Esto dependerá de la profundidad de los cambios que quieras afrontar y del ánimo con el que partas. Puede que prefieras hacer pruebas con pequeños cambios antes de meterte a hacer cambios importantes o puede que lo tengas claro y busques claramente reorientar tu negocio.

Si quieres probar con pequeños cambios, el post anterior te abre muchas opciones. Como recordarás, el objetivo de este post era el de preparar tu tienda para una nueva oleada. En él, partíamos de una lista de tendencias generales de los consumidores y proponíamos una serie de recomendaciones en varios aspectos del negocio.  Una buena idea sería identificar las tendencias que más están afectando a tu cliente y elegir alguna acción para comenzar. También puedes reunir una lista de acciones y utilizar la matriz de decisión que propongo en el post del blog para elegir la más conveniente.

Si no tienes identificadas estas tendencias del cliente y tu problema principal es que la afluencia de clientes es escasa, puedes revisar el post en el que hablaba de los principales motivos por los que un cliente no entra en tu tienda. Ahí deberías escoger los motivos más probables, elegir las acciones que creas más necesarias y utilizar también la matriz de decisión. Como verás, algunas de las acciones son sencillas, baratas y rápidas de implementar, como la de indicar los precios de los productos y añadir información que pueda facilitar su venta.

Por último, si lo que buscas es reorientar tu negocio, el trabajo va a ser algo más complejo, pero vamos a ver cómo y por dónde podemos empezar.

reorientar negocio de retail

Empezando a reorientar tu negocio

Reorientar un negocio es una tarea compleja, así que vamos a hacer lo posible por simplificarlo. En próximos posts hablaré más a fondo de conceptos como el modelo de negocio y profundizaremos en los elementos que lo componen, pero hoy no vamos a cambiar el modelo de negocio. Partiendo del modelo actual, vamos a optimizarlo.

Para empezar, lo primero que necesitamos es familiarizarnos con el concepto de experiencia de cliente. Para ello, te propongo leer el post en el que hablamos de qué es la experiencia de cliente y por qué es tan importante para tu negocio. A partir de esta escucha irás asumiendo que lo más importante para que haya ventas en una tienda, en la mayor parte de los casos, no es el producto. Al contrario, lo realmente importante es lo que puedas añadir a la venta de ese producto tanto por tu propuesta de valor como por la experiencia de compra que ofreces en tus tiendas.

La propuesta de valor es la promesa que lanzas al mercado y que muestra en qué eres diferente a otros que venden productos y servicios similares a los que tú vendes. Por ejemplo, podrías pensar que Decathlon y Forum Sport venden lo mismo, artículos deportivos, y no te equivocarías. Pero, si analizamos un poco el tipo de productos y las marcas que venden, enseguida vemos las diferencias. Mientras que Decathlon vende, sobre todo, productos de marca propia al mejor precio posible, Forum Sport apuesta por los mejores precios en marcas líderes.

Estas propuestas de valor son tan distintas que actúan como filtro para la clientela potencial a la que optan estas marcas. Mientras que los clientes de Decathlon suelen deportistas ocasionales o principiantes, es más habitual encontrar deportistas semi profesionales en Forum Sport. Al mismo tiempo, las distintas propuestas también condicionan la experiencia de compra, especialmente en la atención al cliente. Debido a ello, la mayoría de vendedores de Forum Sport son deportistas en activo, que pueden asesorar al cliente en aspectos relacionados con un uso más extremo de los productos, como puede ser la competición.

La importancia de la hiperespecialización

Es aquí cuando hay que introducir el concepto de hiperespecialización, que es un tipo de propuesta de valor de nicho. Es decir, una propuesta de valor dirigida a nichos de mercado pequeños. Este es el tipo de propuesta de valor con el que un negocio de retail pequeño o mediano puede hacer frente a los retailers de gran formato. Siguiendo con los ejemplos anteriores, podría ser una tienda de artículos deportivos especializada en runners que corren carreras.

Esta especialización nos permitiría competir contra otros formatos de retail más grandes, al menos en nuestro nicho de clientes. El secreto es que, mientras que un negocio como los que hemos nombrado antes está proponiendo su oferta a casi todos los compradores potenciales de productos deportivos, nosotros nos centraremos en una parte de los que hacen running. Esto nos permitiría ajustar la oferta de productos y servicios a ese perfil de cliente y ser más atractivos para estos por muchas razones en las que no entraré ahora.

Puedes ampliar información sobre hiperespecialización en el post en el que hablaba sobre retail marketing para empezar a actualizar tu negocio de retail.

La hiperespecialización presenta dos grandes dificultades. La primera es conocer bien el mercado, para no cerrar demasiado el nicho, porque se necesita un mercado potencial suficientemente grande como para asegurar los compradores necesarios para rentabilizar el negocio. La segunda dificultad es que, una vez elegido ese nicho, hay que conocer bien sus necesidades y expectativas, cómo usa nuestros productos o cómo de importantes son en su vida. Estos aspectos nos ayudarán a construir una experiencia de compra que tenga el valor añadido suficiente como para desviar las compras a nuestro negocio.

cliente ideal

Sin orientación al cliente no podrás entender tu negocio

A partir de este punto, el reto es poner al cliente en el centro del negocio y comenzar a tomar decisiones pensando en él. Es decir, debes convertir tu negocio en un negocio orientado al cliente o clientecéntrico. Si quieres profundizar en este concepto, puedes leer el post donde explico qué es la orientación al cliente y cómo es clave para hiperespecializarse y conseguir crear una experiencia valiosa para nuestro mercado objetivo.

Aquí es donde aparece el segundo gran reto y comienza la acción porque tanto para adoptar una estrategia orientada al cliente como para hiperespecializarnos y crear experiencias valiosas, necesitamos acotar nuestro mercado objetivo y conocerlo profundamente.

Pero hoy no vamos a definir a tu mercado objetivo, ya lo haremos en próximos posts. Hoy vamos a hacerlo un poco más fácil: nos vamos a centrar en tu cliente ideal. Vamos a pensar en ese perfil de cliente que te compra regularmente, que necesita lo que ofreces y aprecian la forma en la que lo vendes. En este caso te recomiendo que huyas de las fórmulas tradicionales de segmentar o etiquetar a un cliente y que te centres en su estilo de vida.

Por ejemplo, en uno de nuestros últimos proyectos, el cliente ideal de una librería era una mujer joven con hijos pequeños. De manera regular compraba libros, material de papelería y mochilas para sus hijos y para ella misma. Por ello, era un perfil de cliente que interesaba captar porque su potencial de compra era alto. A partir de esta elección, comenzamos a pensar cómo era su vida para encontrar los puntos que nos podían dar pistas para mejorar su experiencia de compra. Pensamos cómo eran sus horarios, cómo era su ocio, en qué canales se comunicaba, cómo se informaba, cómo y dónde compraba, cuáles eran sus aficiones y muchos otros aspectos más con los que hicimos un pequeño perfil.

Conociendo a tu cliente ideal

Bien, ahora te toca a ti elegir a tu cliente ideal y pensar en cuántos de tus clientes encajan en el mismo perfil. Céntrate en sus necesidades, pregunta, investiga. Cuanto más sepas sobre sus necesidades y sus motivaciones, mejor será la experiencia que puedas construir.

Si te decides a preguntar, hay dos preguntas que te van a dar mucha información sobre lo alineado o desalineado que está tu negocio respecto a sus necesidades.

Una de ellas es: ¿qué es lo que más te gusta de la tienda (o del negocio)? Con las respuestas a esta pregunta vas a poder averiguar cuáles son tus puntos fuertes, lo que te ayudará a saber cómo de cerca está la propuesta de valor que tú crees que ofreces y lo que aprecia tu cliente. Esto es lo que llamamos percepción de valor, y hablaremos de ello en próximos posts.

La segunda pregunta es: ¿qué echas en falta en la tienda (o en el negocio)? En este caso, las respuestas te van a dar pistas sobre los productos y los aspectos de la experiencia de compra en los que puedes aplicar acciones de mejora.

Este es un proceso sin fin, porque las necesidades, expectativas y motivaciones de tus clientes no van a dejar de cambiar. La ventaja es que cada vez vas a conocer mejor a tu cliente y podrás responder mejor a estos cambios.

Adaptándote al nuevo escenario

Haciendo un pequeño balance del recorrido que hemos hecho hasta ahora para reorientar tu negocio, hemos conocido los conceptos de experiencia de cliente y de hiperespecialización y sabemos el impacto que tienen a la hora de traer ciertos clientes a tu tienda. También hemos conocido el concepto de orientación al cliente y nos hemos centrado en definir y conocer a tu cliente ideal, lo que facilitaría que tus mejores clientes encontrasen valiosa tu experiencia de compra. Esto facilitaría que comprasen más productos, de mayor precio y que lo hiciesen más a menudo.

En este punto, ya estarías mejor preparado para sacarle partido a la propuesta de acciones del post anterior, en la que proponía cómo preparar tu tienda para una nueva oleada. Con el conocimiento que tendrás ahora de tu cliente ideal vas a poder escoger mejor cuáles de las tendencias de comportamiento de los consumidores que se presentan van a tener más impacto en tu cliente. Gracias a este conocimiento, también vas a saber mejor qué tipo de acciones serán las más apropiadas, y la matriz de decisión te ayudará a priorizarlas.

Este conocimiento también te ayudará a mantener un rumbo coherente en la gestión de tu negocio, porque irás aplicando las acciones que tengan más sentido para tu cliente ideal. Al contrario, los gestores que no tienen el conocimiento suficiente de sus clientes van tomando decisiones arbitrarias que terminan convirtiendo sus negocios en un conjunto de inconsistencias que no resulta atractivo para nadie.

estrategia retail

La importancia de la mirada interna

Como he comprobado en muchos programas de actualización de comercio, una mayoría de gestores creen que conocen realmente a sus clientes y que la mayoría de aspectos de su negocio no necesitan cambios. También suelen ubicar fuera de su negocio a los responsables de que este no marche bien: la competencia, el gobierno, el marketing de las grandes marcas o la incultura, por poner solo unos pocos ejemplos.

Independientemente de la razón que tengan estos gestores, el único lugar donde pueden actuar es en su propio negocio y, curiosamente, es donde menos suelen mirar. Por eso, el comienzo de los programas de actualización comienza con una mirada interna más o menos exhaustiva.

A partir de esta inmersión es cuando se detectan oportunidades de mejora, como la que me encontré hace unos días en las redes sociales. Este es el caso de una barbería, que decidió actuar ante las dificultades que les planteaba el confinamiento.

Como puedes leer en este artículo, lo primero que hicieron los gestores del negocio fue definir a su cliente ideal, conocerle mejor y apoyarse en un profesional para que les ayudase a encontrar las acciones que mejor se ajustasen a sus necesidades y a sus posibilidades.

Caminando acompañado se llega más lejos

Este punto resulta fundamental porque resulta muy difícil diagnosticarse uno mismo. Además, un profesional tiene la perspectiva suficiente para ajustar la solución más adecuada a su negocio.

En este caso, por ejemplo, utilizaron el conocimiento del cliente ideal para encontrarlo en la red social que más utilizaba y combinar acciones de publicidad y de generación de contenidos propios para llegar a él. A partir de aquí, pusieron en marcha una aplicación que les permite gestionar las reservas online y están generando una base de datos de clientes para no perder el contacto con ellos.

Sin ayuda profesional, seguramente hubiesen ido directamente a invertir en alguna herramienta digital mucho más costosa. El conocimiento del cliente ideal combinado con el asesoramiento profesional ha conseguido hacer que la inversión sea más ajustada y más efectiva.

Como decía en un post anterior, en muchas ocasiones se está aplicando una visión demasiado simplificada de la digitalización, ofreciendo las mismas soluciones a todos los negocios. Un buen ejemplo es el del ecommerce. A muchos negocios se les introduce en un ecosistema extremadamente competitivo en el que no tienen ninguna oportunidad, cuando hay opciones más sencillas, que les podrían dar mejor resultado.

Este caso de la barbería es una buena muestra, pero hay muchas más, como Pronovias, que ha implantado un servicio de cita virtual. Con este nuevo servicio, que surgió como respuesta a las limitaciones de aforo en las tiendas, las novias pueden agendar una cita virtual con una vendedora, que les va mostrando vestidos en una videollamada. En esta videollamada pueden participar amigas y familiares de la novia y termina con una visita a la tienda en la que se hace la compra del vestido y los ajustes necesarios.

dinamización comercial

Programas de actualización retail

Como has visto en los ejemplos anteriores, las mejores soluciones se dan cuando se ajustan a las necesidades del cliente, a las posibilidades del negocio y cuando existe un apoyo profesional para acompañar al gestor en el proceso.

Por eso es que, cada vez más, las instituciones van más allá de las acciones puramente formativas o divulgativas y ponen en marcha programas de actualización en los que existe un acompañamiento del comerciante. En estos programas se suelen combinar contenidos y asesoramiento para personalizar al máximo los resultados finales.

Por ejemplo, en los últimos programas de actualización que he llevado a cabo para instituciones, comenzábamos con una charla o webinar divulgativo. En él se introducía a los comerciantes en la problemática que íbamos a tocar y las alternativas existentes, además de presentar el plan de trabajo.

A partir de este punto, ya con los comercios participantes, combinábamos visitas técnicas sobre el terreno para conocer la realidad de cada uno, talleres grupales para avanzar juntos y tutorías personalizadas para ajustarnos a las necesidades de cada negocio. A su vez, en estas tutorías trabajamos con cuestionarios y herramientas específicas que nos permitían aprovechar mejor el tiempo y facilitaban que cada comerciante pudiese profundizar después en los temas que más le interesaban.

Aunque el proceso no es fácil, el resultado final es que cada comercio participante llegaba a una solución ajustada a las necesidades de su cliente ideal y que quedaba dentro de sus posibilidades. Además, el hecho de estar activo y trabajando mejoraba la disposición de estos gestores y facilitará la aplicación de otras acciones de mejora en el futuro.

Gestión activa de las instituciones

Este mismo tipo de gestión es aplicable también a las instituciones. Sin entrar en las razones, hay instituciones que no están haciendo nada, otras que están actuando de la misma manera en la que lo han estado haciendo en los últimos años y, por último, están las que están adaptando su gestión a las nuevas necesidades.

No quiero que se entienda esto como un reproche. Hay muchas instituciones que no disponen de recursos para hacer nada y otras están tan sobrepasadas que lo único que pueden hacer es repetir esquemas conocidos.

En cuanto a las instituciones que están cambiando su modelo de gestión de áreas comerciales urbanas, la mayoría tienen una característica común: han decidido tener una participación activa en su actualización y dinamización.

En el post en el que traté los programas de actualización del comercio tras el coronavirus, ya hablé de la iniciativa de la Asociación de Comerciantes de Villena que, en mitad del confinamiento, implantó la plataforma de dinamización comercial DUC. Esto permitió que los ciudadanos de Villena dispusieran de una app que les daba información sobre los comercios abiertos y otros servicios de interés. Esta misma app está sirviendo para dinamizar el comercio, la hostelería y el ocio locales a través de ofertas, promociones y concursos. Gracias al análisis de datos, además, se está comprobando la efectividad de cada una de estas acciones, lo que permite optimizarlas.

área comercial urbana

Proteger los ecosistemas comerciales urbanos

Otras instituciones se han implicado activamente en la protección de sus ecosistemas comerciales urbanos. Hay muchos ejemplos, pero citaré solo un par de ellos. El primero es el de la Plataforma de Comercio y Hostelería de Álava Gasteiz On, que ha facilitado que hasta el 43% de sus asociados haya podido renegociar el alquiler de sus locales. El segundo ejemplo es el Ayuntamiento de Almería, que está intentando negociar con Inditex para evitar el cierre de la tienda Zara ubicada en una de sus calles más céntricas y comerciales.

Y es que, teniendo en cuenta las previsiones de las que hablábamos al inicio del post, uno de los objetivos principales de las instituciones debería ser el de evitar el colapso de los ecosistemas comerciales urbanos. En estos momentos, los ecosistemas comerciales de muchas ciudades están en riesgo. Bastan media docena de cierres de negocios de comercio y hostelería para que el ecosistema al completo se derrumbe porque, con su falta, ya no podrán constituir una oferta mínima. Esto obligaría a sus actuales clientes a desplazarse a otros lugares u otras opciones de compra y, con ello, comenzaría el goteo de cierres.

Este fenómeno, que ya hemos visto en poblaciones pequeñas, puede reproducirse ahora en poblaciones medias y barrios de ciudades medianas y grandes.

Gestionar la evolución de los ecosistemas comerciales

Por otro lado, y por muy bien que se protejan los ecosistemas comerciales, no hay demasiadas dudas de que la situación que está generando la crisis del covid va a forzar una evolución rápida de estos ecosistemas.

Es muy probable que en los próximos meses vayan a producirse muchos movimientos en los locales comerciales de una mayoría de ciudades. Ahora mismo ya vemos cómo aumenta la oferta de locales disponibles y es razonable pensar que esta tendencia siga en aumento en los próximos meses. Esto podría provocar un movimiento de ciertos negocios a calles más comerciales por un probable descenso de los precios de alquiler. A su vez, este descenso podría hacer aparecer nuevos negocios que antes no podían ser viables con ciertos precios.

También sería una oportunidad para potenciar el emprendimiento comercial y asegurarse de que ciertos barrios o zonas de la ciudad no se quedan sin servicios. En este caso sería recomendable poder disponer de programas de preparación para el emprendimiento comercial en los que se trabajasen aspectos prácticos y en los que se pudiese facilitar el ajuste del modelo de negocio de negocio de los participantes y su aterrizaje en el mundo real.

Como ves, hay mucho trabajo por delante tanto si eres un comerciante como si eres un técnico así que será mejor concentrase en sumar muchos gramos de hacer y dejar los kilos de decir para otro momento.

podcast para mejorar comercios

Fin de temporada del podcast Actualiza Retail

Con el episodio correspondiente a este post termino la primera temporada del podcast Actualiza Retail y no quería cerrarla sin agradecer tu compañía en este viaje. Tanto si lo has hecho escuchando el podcast en cualquiera de las plataformas, como si has leído las transcripciones en el blog, muchas gracias por tu apoyo.

Espero que para esta próxima temporada pueda publicar más episodios y hacerlo de manera más regular. Recuerda que puedes enviarme preguntas sobre cuestiones de tu negocio que quieras que responda y sugerencias de nuevos temas.

Ya estoy trabajando en los contenidos de la próxima temporada y en las novedades que me gustaría incorporar para seguir poniendo mi humilde granito de arena para facilitar la actualización del retail.

Más claves para actualizar tu negocio de retail en el próximo post. ¡Hasta pronto, retailer!

Actualiza Retail podcast

Actualiza Retail con Celestino Martínez

Mi nombre es Celestino Martínez y soy director y consultor en la consultora Actualiza Retail donde trabajo con instituciones y universidades poniendo en marcha proyectos de actualización, dinamización y formación del comercio de ámbito nacional.

Cuento con más de 20 años de experiencia en el mundo del retail y soy autor en varios libros, como “Cien comercios vascos con los que aprender”, y dirijo y presento el podcast Actualiza Retail. También soy requerido como conferenciante y divulgador tanto por eventos profesionales como por medios de comunicación de España y Latinoamérica.

Si quieres poner en marcha un programa de actualización y dinamización del comercio local o buscas webinars, cursos y talleres online específicos para comercio local, tanto online como presenciales, puedes contactar conmigo aquí.

Si quieres más contenidos sobre la actualización de tu negocio de retail, el podcast Actualiza Retail está disponible en iVoox, en Apple podcasts, en Spotify y en otras plataformas de podcasting.

Atribuciones

La música utilizada en el episodio está bajo la licencia Creative Commons Atribution – Non Commercial – No Derivatives 4.0 License y todos los autores est: Makaih BeatsJahzzar, Broke For Free, napzA A Aalto, The Polish Ambassador, Dexter BritainKetsa  y Jens East 

Las fotografías del post son de uso libre* y la autoría corresponde a los autores: Jordan Whitfield, Remy Baudouin, Tim Gouw, Ben Sweet, Laurenz Kleinheider, You X Ventures, Loudge y Jonathan Farber.

* Excepto la fotografía de Celestino Martínez, cuyo autor es Iban Montero.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies